• Los principales riesgos de una empresa

    Los principales riesgos de una empresa

    Todas las empresas están expuestas a diferentes tipos de riesgos que dependen del ámbito de trabajo. Una incertidumbre que es provocada por las decisiones internas del equipo de trabajo y por las circunstancias externas que son ajenas a la entidad ¿y cómo los afrontamos?

    Riesgos de una empresa

    Riesgos de una empresa

    Primero hay que averiguar qué riesgo acecha a nuestra empresa. Existen tres tipos: los que son evitables, los estratégicos y los externos.

    Los riesgos evitables

    Estos surgen porque se han tomado malas decisiones dentro de la compañía. Cuando se optan por unas medidas y recursos siempre deben ser a favor del control y el crecimiento de la entidad, evitando la falta de seriedad, la negligencia o el despiste. Las normas, las medidas y los protocolos deben estar señalados en todos los puntos estratégicos de ésta para que los empleados no cometan errores innecesarios. También es una manera de aclarar los objetivos de la empresa con respecto al exterior.

    Un ejemplo claro le ocurrió a “British Petroleum” que virtió en el Golfo de México casi cinco millones de barriles de petróleo en 2010. Un desastre ecológico que terminó con la vida de once empleados.

    Los riesgos estratégicos

    Las estrategias empresariales se realizan con la finalidad de obtener beneficios. Un buen proceso de estudio e investigación en distintos escenarios pueden evitar los fracasos más absurdos ¿cómo prevenirlos? Un mapa de riesgos es una herramienta estupenda para saber qué camino escoger y alcanzar la meta con medalla de oro.

    Todas las compañías tienen que tomar decisiones a la hora de sacar un nuevo producto, invertir en publicidad o comprar un inmueble, porque también es una manera de crecer y triunfar.

    Los riesgos externos

    Las entidades no tienen ningún control sobre éste, pero si la posibilidad de adaptarse a las nuevas condiciones que se le presentan. Los riesgos externos deben vincularse a los estratégicos para saber cómo reaccionar ante ciertas crisis que podrían afectar negativamente a la empresa. Por ejemplo el daño que provocó la erupción del volcán de Islandia hace unos años, que alteró todo el tráfico aéreo del norte de Europa y obligó a cancelar cerca de 6.000 vuelos en todo el continente.

    Ser previsor y tener un manual de crisis permiten aprovechar todas las oportunidades que te puede brindar una situación externa por muy negativa que esta parezca.

Comments are closed.